Páginas

sábado, 9 de abril de 2011

La alameda.

Hay una frase por ahí que se le atribuye a Gabriel García Márquez que dice algo como: -"Te quiero por como me siento ser cuando estoy contigo"- o algo así, no la recuerdo con exactitud pero esa es más o menos la idea.
Yo me pregunto si se puede dar lo contrario, es decir, si podemos llegar a detestar a alguien por el sólo hecho de hacernos sentir mal en su ausencia?
En el proceso del olvido, que tal como Neruda decía; "es tan corto el amor y tan largo el olvido", y tiene toda la razón, a veces lo que más duele, no es el desamor o darse cuenta que se quiso más de lo que se fue querida, si no que la mayor pena la causan los recuerdos de cómo una se sentía de bien cuando todo marchaba sobre ruedas.
El recuerdo de esa feliz sensación de bienestar y felicidad, que se pudo tener mientras que todo fluía en absoluta armonía.  Igual como en esos versos de Leonardo Favio: "hoy yo quiero a todo el mundo y todo el mundo me quiere a mí".
Eso extraño, sentirme feliz porque sabía que alguien allá afuera, que no era ni mi madre ni mi padre, decía quererme, alguien que  no tenía predisposición a quererme y que no tenía por qué quererme, sin embargo decía quererme.
Lo doloroso radica en descubrir que lo que se creía era verdad, no lo era, y extrañar la sensación de sentirse bien aunque fuera sólo una ilusión.
Me siento tonta, creí que sería posible ser querida de verdad.
Pero no quiero volverme  ácida y amargada, llena de resentimiento, no quiero envenenar mi alma sintiendo rencor y odio. No.  Eso no. Creo que puedo ver por sobre la niebla que cubre el camino, por el momento.
Sé que el camino sigue, y que la niebla no durará para siempre, en algún momento tendrá que disiparse y podré ver otra vez la alameda.
Pero ya nunca volveré a ser la misma, nunca podré volver a confiar del mismo modo ni a querer igual.
Un cántaro roto  por más que se vuelva a componer parte por parte y quede en apariencia casi perfecto, siempre será un cántaro roto.
Sólo espero que el tiempo pase rápido o la niebla se esfume antes de lo previsto.

1 comentario:

  1. No te preocupes, la niebla se esfumará pronto... los duelos tienen que cumplir sus ciclos.

    Saludos.

    ResponderEliminar