Páginas

viernes, 22 de abril de 2011

Reflexiones de Semana Santa.

Viernes Santo.
Semana Santa,  alguien la recuerda? o sólo les suenan  los huevitos de pascua?
Comercialmente, sucede algo similar  entre conceptos como Navidad y los regalos de navidad.
Y  es, "Pascua de Resurrección", Pascua= paso. De cuando los hebreos pasaron de la esclavitud en Egipto a la libertad en la Tierra Prometida, pero también se considera como el paso de la vida a la muerte o vice versa, y se recuerda el hecho de la resurrección de Jesucristo: "en que al tercer día resucitó de entre los muertos...".  Remanente de las clases de pastoral en el colegio.
De todos los rezos que me obligaron a aprender de memoria, cuando niña, el que más me gusta es el Padre Nuestro. Al "Credo", no le creo todo. Al Ave María, podría ser. Cuando lo rezo, no sé por qué me acuerdo de mi abuela.
En fin. En estos tiempos en que los cristianos aún son perseguidos por su credo en algunas partes del mundo, y que aún en sociedades que se  declaran mayoritariamente católica, como revelaban los datos en las encuestas en Chile, (aunque el porcentaje ha ido disminuyendo cada vez más y va creciendo el de "no sabe" o "no responde"), si  hablas de religión en público te tildan de "canuta" a no ser que sea para criticarla.
Pienso que declararse "católica"o "católico", en Chile, es una cuestión de status más que de verdadera creencia comprometida que involucre un estilo de vida y forma de ser que haga la diferencia con el resto que no se declare católico.
Qué es ser católico, realmente.  Uno verdadero? Si admitimos ser católicos deberíamos ser todos como el padre Hurtado, creo yo.
Los del Opus Dei, no son un parámetro. 
Mi intención no es herir susceptibilidades espirituales, pero convendrán conmigo que hacer que una empleada doméstica tome clases de cocina gourmet y repostería para que pueda ser la mejor "empleada doméstica" de todas, no creo que haya sido precisamente lo que Dios tenía en mente cuando nos hizo a todos "hermanos", hijos de un mismo Padre, y a su "semejanza". Los principios que promueven me parecen más sacados de la época de los señores feudales en que las estratificacines sociales eran inamovibles, un siervo de la gleba jamás podría dejar de serlo, él y el resto de su descendencia, porque así estaba escrito, porque en la tierra se debía replicar el mismo orden que imperaba en el cielo. Cuando se creía que los reyes eran elegidos por el mismo Dios.
No es difícil comprender que haya una brecha que cada vez se agranda más entre lo que es la Iglesia y lo que entendemos que significa  "Dios". 
Dentro de la propia Iglesia existen divisiones, corrientes ideológicas y filosofías distintas en cuanto al modo de entender y de enseñar la doctrina.
A mi parecer la Iglesia se ha enredado en demasiada teología, mucha teoría y se ha olvidado de lo que realmente importa, llegar al alma del pueblo, hacer del ser humano normal y corriente una mejor persona y al que es malo hacerlo bueno, si es que eso es posible.
Según como lo veo, la Iglesia ha sido un bastión que ha tratado de mantener dentro de lo que ha podido, ordenado al rebaño, durante el transcurso de la Historia. Ha tratado de mantener el poder de algunos hombres bajo control haciendo uso del miedo al infierno para lograr dominarlos y que no se salgan de madre, así como también ha intentado contener a la masa dentro de sus cabales. Y pobre de quién se atreviese a cuestionar sus métodos porque sería de inmediato declarado como HEREJE.  (Sólo por escribir esto, también sería una, a juicio de un cura en la época de la inquisición, ahora con la secularización que hay, y con los escándalos que se han destapado, ya no les queda mucha autoridad moral para declarar hereje a alguien que sólo dice lo que piensa). ( Y pensándolo bien, creo que fueron los primeros en hacer uso del asesinato de imagen, usando el descrédito público de la  buena reputación de alguien que se atrevió a pensar más allá que el resto de la masa ovina.)
Todo es una gran manipulación, pero una manipulación necesaria, a mi juicio. De lo contrario esto sería el caos, no habría ni Dios ni ley, nadie obedecería a alguien y todos querríamos hacer lo que se nos viniera en gana, no habría orden, decoro, compostura, ningún parámetro por el cual regirse. Peor que Sodoma y Gomorra, ahora hay bombas nucleares.
La idea de Dios es necesaria para sostener el orden que haga posible la vida.
Como decía Marx, "la religión es el opio del pueblo". O lo decía Ortega y Gasset?, me confundo.
Lo que sí recuerdo, cuando tuve que leer la Utopía de santo Tomás Moro, en la U., es haber llegado a la conclusión que si Marx había leído el mismo libro y había desarrollado todo su pensamiento que dio origen al comunismo materialista, entonces, no era equivocado pensar que el comunismo está basado en los mismos principios morales del cristianismo católico. Karl Marx, como buen hijo de su tiempo y condicionado por las circunstancias socio-políticas en las que le tocó desenvolverse, en que la Iglesia aún estaba desconectada de las necesidades del pueblo,  sólo sacó a Dios y a los curas de la ecuación y se quedó sólo con los principios más prácticos que le permitieron llegar a  las ideas necesarias  para construir una sociedad igualitaria, pero no le quitó la estructura piramidal y ahí se cayó, en mi humilde opinión.
Es curioso, cómo las ideas religiosas han influido en la estructura social y económicas del mundo, aunque en los países occidentales, los poderes del Estado se hayan separado hace un buen rato de los de la Iglesia, no así en los de Medio Oriente, en que aún Estado y Religión es casi lo mismo.
Si lo pensamos, encontraremos que las bases de la  economía de libre mercado impuesta en casi todo el mundo por los EE.UU., están fundamentadas en la forma como hombres y mujeres protestantes ven el mundo y entienden la vida, pues el economista que desarrolló tal teoría era también un pastor protestante llamado Adam Smith. Es decir la ideología neo liberal está basada en los preceptos religiosos protestantes: "mientras más obtengas en esta vida, más tendrás en el cielo". De ahí la desigualdad y constante rivalidad entre la Irlanda protestante y la Irlanda católica, siempre la primera más acomodada económicamente que la segunda.
Por el contrario, la economía social de mercado está basada en una mezcla de teorías con puntos de vistas expresados en los escritos de Tomás Moro, que era un obispo católico de la época de Enrique VIII, que fue uno de los reyes que más protegió al Papa antes que decidiera apartarse de la Iglesia porque el mismo Papa al que protegía no le concedió el divorcio para poder casarse con Ana Bolena, ante tal hecho se enojó tanto que renunció al catolicismo que profesaba y fundó su propia religión. Así nació el anglicanismo, de donde partió el protestantismo americano mezclado con el luteranismo alemán, que se había revelado contra los grandes lujos de la Iglesia de la época en que el Vaticano era un principado más de Europa.
Pero en los países en que esta doctrina económica-política que mezcla principios sociales supeditados a las reglas del Mercado; porque no es al revés, como debiera ser;  es aplicada, no necesariamente garantiza la distribución equitativa de la riqueza. Ejemplo de esto es  Chile, también Brasil, según he oído decir a algunos analistas económicos.
Como todo sistema, la "social-democracia de libre mercado", tiene sus vicios y mañas.
Aún no se inventa un sistema perfecto. Tal vez porque el ser humano no es perfecto.
El Paraíso, aparentemente lo era, pero se lo farrió.
Se dice que uno de los sistemas políticos más perfectos que el ser humano ha podido inventar, ha sido la Democracia. El sistema en sí, no es malo, sólo si lo dejaran funcionar como se debe y los que se dedicaran a la política fueran los mejores hombres de todos, los intachables, los incorruptibles, y más inteligentes de todos. Pero como eso no pasa, entonces  creo que el mejor es: " todo para el pueblo, pero sin el pueblo".  Porque sólo haría falta un sólo buen hombre, uno que fuese inteligente,  intachable e incorruptible. Es más fácil hallar a uno así, que a varios.
En conclusión:
Si hay algo común en el origen de todos los desastres de la Humanidad, en mi opinión, ha sido por el abuso de poder de unos pocos sobre unos muchos.  
Está en la naturaleza animal del ser humano el necesitar ser libre, y cualquier opresión o intento por mantenerle subyugado por demasiado tiempo, acaba en revolución, y más aún si se hace abuso de poder en su contra. "Tanta agua va al cántaro que al final se rompe."
Y "el pueblo unido jamás será vencido", por eso "Divide y vencerás".
Que es lo que está pasando ahora, sin ir más lejos. Es sólo cuestión de revisar los diarios un poco, aunque sus verdades sean cuestionables, son los hechos que refieren, los que importan.
Los grandes cismas de la Iglesia, las revoluciones políticas y sociales, las guerras de independencia, todo la lucha de clase por combatir la falta de libertad y el hambre, tienen sólo una explicación, la falta de fe en Dios. 
Quién fue el que dijo: "el problema no es que creamos en Dios, sino que Él crea en nosotros".?
Creo que uno de los peores vicios políticos es haber usado el nombre de Dios para conseguir cualquier cosa.  Porque cuando se quiere algo y no hay una buena razón para justificar el método para conseguirlo se recure a la frasecita comodín: "Es la voluntad de Dios". Porque sirve para todo, desde para iniciar una guerra "santa", hasta para consolar a una viuda.
Como sea, yo creo en Dios pero no comulgo con los curas que no me pasan hostia por liebre, al menos eso quiero creer.
Y que cuando todo empiece a derrumbarse "que Dios nos pille confesados".

1 comentario:

  1. La Iglesia todavía tiene mucho poder en la sociedad. Creo que las religiones nunca desaparecerán, sobre todo cuando todas pregonan que hay "otra vida".

    Saludos.

    ResponderEliminar